Tantra Shivaita Aplicado

Cursos online de tantra y talleres online de tantra

Testimonios de nuestro curso

TESTIMONIO DE NURIA

Familia…
Me he quedado pensando en la pregunta que me hizo Honorio. En el Tantra y en que ha representado para mí.
Y os paso lo que me surge….Mi testimonio❤

Crecí con un mantra en mi interior…la prisa, la acción.

Pensaba una y otra vez que lo que yo hacía, tendría el poder de cambiar la realidad. Mi mente , exigente, se erigía falsamente poderosa y controladora.

Fui reprimiendo emociones, ejecutando acciones, eligiendo patrones y….alejándome cada vez más, de lo que en realidad estaba necesitando auténticamente a cada instante.

Mis ideas, me acercaron a muchas formaciones . Me etiquetaban y daban estructura a absolutamente todo, lo que podía imaginar.

Llegué a creer que cualquier cosa tenia una explicación a medida; las enfermedades, los acontecimientos, mis emociones, las relaciones.

Intentaba llegar a algo. Ser alguien que no creía ser…

Un día, una situación familiar imprevista, me desmontó en pedacitos.

Las explicaciones empezaron a tambalear. Las teorías, a ser dudosas…

Apareció la culpa. Tanto sacrificio, para esto?

Pero entonces me hablaron de Dios. Debe ser eso, me dije.

La solución es el perdón, decían…”y su plan “solo él lo conoce para nosotras.

Fue un consuelo en ese momento.

Agarrarme a la nada…empezó a ser ..soltar.

Pero me sentía sola. Sola en mi cabeza.

Y mis gritos seguían dentro . Sabia que si no salían… podían destruirme .

No quería hablar de diablos, ni calaveras. Solo quería sentir la luz.

Gran contradicción, cuando dentro duele tanto.

Siguiendo la búsqueda interior y el consuelo, contacté con el trabajo corporal.

Que emocionante.
Danzar emociones. Supe que era por ahí.

Pero aun necesitaba comprender. La prisa no cesaba….

Y os encontré.

Buscaba conexión. Espiritualidad. Quería parar de buscar. Quería saber con certeza que habitar en mí, era un lugar seguro.

Sentía rabia. Ya no quería negarme más.

Necesitaba romper cuerdas, mazmorras…

Estabais ahí.

Vosotras y Kali. Demonios incluidos y cabezas cortadas.

Probé.

En la primera conversación que tuve con Mar. Mi cabeza rodó.

“No me importa tu drama, me dijo”..

Pero yo sabia que hay que ser valiente para decir eso y dejarme sin palabras.

Y seguí.

Me apunté a las conferencias y Juanjo me dijo…”vas a parar de quejarte”? Y sentí el rechazo, que tanto había sentido hacia mí misma.
Pero él… me miraba con cariño. What?

Dudé si el problema era nuevamente yo.

Algo en mi…empezaba a madurar. Algo quería florecer y decidí seguir.
A veces a medias. A veces entera.

Un retiro. Un taller.

Y aposté por el intensivo. Por mirar. Ver. Atravesar y avanzar.

Decidí apostar firme y convencida, por mi. Por la intensidad sentida. Sin huidas.

Por el movimiento lento que danza el cosmos.

Darle la vuelta a todo. Confiar en esa pareja, Mar y Juanjo, capaz de eliminarte de sus vidas en menos que dura un chasquido .
A la vez, hacerte sentir parte de sus vidas.Y aquí estoy… 9 meses después… Naciendo…Gracias por mostrarme el infierno mientras respiráis a mi lado.

Gracias por hacerme reír a carcajadas, de mis miedos más atroces.

Gracias, por acariciarme, con el amor más puro y despertar mi piel.

Gracias , por enseñarme a respirar, mientras juntos, matamos dragones.

Gracias por presentarme a Kali, que me muestra, que nada es lo que parece.

Gracias, por llevarme a esta vía.

La vía…que me devuelve a la vida…

TESTIMONIO DE AMPARO

Durante toda mi vida me he centrado en el sufrimiento en casi todos los aspectos de mi vida. Me importaba mucho la opinión de los otros, agradar caer bien y que me aceptaran. Por eso desde niña he jugado a chantajes emocionales para conseguir que me quisieran.

Lo estoy escribiendo y a la vez que me emociono me doy asco de cómo actuaba.
Y era todo un bucle. Relaciones desastrosas y desiguales, algunas amistades tóxicas, sensación de que no soy nunca lo suficientemente buena y que por eso he de esforzarme en que todos me quieran.

¿Y a costa de qué? De mi salud en general.

Probé de todo , quiromasaje, medicina china, Reiki, registros Akashicos, yoga, danza oriental, etc.
Y en ese momento me aliviaba pero luego todo volvía a la mente. Porque vivía en la mente.

Hasta que os descubrí.

Y me daba tanto miedo como curiosidad, pero hasta hoy no paro de dar gracias por habernos conocido y también a los compis del Grupo de Prácticas.

Caí en la consciencia y dije joder, pero cuánta mierda hay aquí haciendo Tandava.

De repente no me preocupa lo que digan de mí, me afectan menos las cosas, no estoy todo el día en la mente, tengo micro-presencias y veo todo más real.

Mi película mental era una basura.

Y ahora me da igual agradar o no y todo lo demás, me siento mejor y más libre, más espontánea.
Y da igual si me quieren o no, o si me aceptan o no, yo me expreso en cada momento.

Algunas veces ponemos demasiado drama en algo que pensamos que es como súper importante,. Nos enfadamos, estamos tristes , depres, y de repente pues no sé alguien te cuenta un chiste, tu sobrina te hace caras y te saca la lengua o te burlas de ti misma y de repente todo cambia.

La mente no puede contigo en ese momento, estas riendo a carcajadas y todo te importa un carajo en ese momento. Ves que nada sucede y que nada es tan importante como para que estés así años. La vía es similar,. Pero con un trabajo diferente y más profundo….

TESTIMONIO DE PATRI

TESTIMONIO DE INÉS

Cada vez más, en nuestro Programa de Consciencia Aplicada a Parejas y nuestra formación en tantra, nos encontramos con casos de este tipo:

Una mujer en una relación con un hombre que, bajo la excusa (muy de moda en el mundillo espiritual) de “vive el presente, no pienses demasiado”, juega con sus sentimientos y es poco claro con tal de no darle el lugar que le corresponde. Y ella, aunque su corazón le dice que algo no está bien, se pone en duda a sí misma, aceptando lo inaceptable.

A las mujeres nos han educado para agradar, esperar, evitar conflictos, a costa de desoír nuestras valiosas intuiciones, hasta que dudamos de nosotras mismas y dejamos que nos traten de locas.

A los hombres no nos han enseñado a conectar con nuestro mundo emocional, y cuando comenzamos a sentir algo a lo que no estamos acostumbrados, nos protegemos, por miedo a sufrir, y nunca llegamos a vivir la vida intensamente.

Abajo podrás acceder al testimonio de Ines, donde nos cuenta cómo ha conseguido transformar su situación gracias al trabajo con SIMPLE®.

“Con mi última relación, ha sido sentir desde que lo conocí, una conexión y un amor inmenso. Los primeros meses fue todo muy bonito: estábamos conectados, estábamos enamorados.

A los meses, la cabeza de mi chico empezó a ganar la partida sobre su corazón: “no quiero pareja, quiero saber qué hacer con mi vida por mí mismo”, y percibí una serie de hechos concretos que contradecían su discurso de amor hacía mí, como es notar cierta indiferencia en momentos concretos, no hacer nunca planes juntos, tener ciertos “juegos” ambiguos con otros mujeres o esconder nuestra relación frente a grupos sociales comunes.

Yo sufría por ello, y lo peor, es que me echaba las culpas a mí misma: “no te lo tomes así”, “el amor lo hará cambiar”, y un largo etc… Eso, combinado con su discurso cuando me ponía mal: “no pienses, vive el presente, y disfrútalo”. En pocas palabras, si sufría, según él, era por mi culpa, por no tomarme las cosas positivamente y por comerme la cabeza.

Y me lo creí. Tanto me lo creí, que busqué ayuda en profesionales que, a simple vista, tenían su mismo discurso: “deja la mente, vive el presente”.

Y fue así como conecté en un principio con SIMPLE®, el Yopo, el Tantra Shivaíta y con Mar y Juanjo, por la inseguridad que él me causaba con su discurso de presencia y “carpe diem”.

Mi sorpresa cuando comencé este camino con ellos, fue que cuando comencé a experimentar lo que realmente significaban esas palabras “vive el presente”, “abre el corazón”… vi que mi frustración y sufrimiento no era porque no sabía vivir el presente, sino porque no estaba respetando la sabiduría de mi corazón, que me hablaba alto todo el tiempo, y estaba comprando un montón de historias lógicas espirituales y falsas esperanzas para no sentir el dolor que suponía desengancharme de una relacione tóxica.

Mar y Juanjo me han ayudado a ver que NO era culpable de nada. Me han ayudado a ver en qué tipo de relación estaba metida. Dentro de mí, lo sabía, pero no lo quería ver.

Me ha costado, es verdad, es un proceso muy duro, se te caen muchos conceptos, aparecen muchos miedos, muchas inseguridades, muchas dependencias, etc, que no son de ahora, son de mucho atrás… Y se van con dolor, con mucho dolor. Pero, gracias a las enseñanzas Tantrikas, a aprender a respirar y practicar la presencia, ese dolor, si bien brotó con más fuerza que nunca en mi vida, también se liberó para siempre. Bendito dolor si es para partir. Antes hubiera negado el dolor, y lo hubiera potenciado desde mi mente de víctima y de “pobrecita yo”.

Trabajar la respiración y la presencia, también me ayudó a tener la conversación que cambió mi relación para siempre. Abajo la relato:

Decirle qué me sentía mal, desde la serenidad (nunca me había atrevido, era la típica sufridora que se lo tragaba todo, o bien lo hacía con dolor y desprecio y parecía una loca histérica). Y él, a pesar de eso, desde su mente, lo tomaba como recriminaciones y se auto-justificaba constantemente. Yo estaba tranquila, y fue él quien se puso “nervioso” (melodramático y justificándose a todo rato). No conseguía sacarlo de esa autodefensa, pero no me callé.

De repente, después de estar en bucle, yo intentando no perder la respiración ni la presencia, algo hizo “clik” dentro de mí. Ya no hablaba mi mente, mi dolor. Habló mi corazón, primero enfadada, y luego ya ni recuerdo que dije, fue todo como muy espontáneo.

Y ahí le toqué, lo sentí. Algo cambió en su mirada, algo cambió en su discurso: por fin habló y escuché lo que quería oír: Sinceridad de corazón.

Y rompió a llorar cuando lo abracé. Fue un momento corto, porque enseguida lo paró. Pero ese breve momento de conexión y de sacar la emoción, para mí ya fue muy importante.

No sé qué pasará con nosotros. Yo ahora, lo veo como una persona mediocre. Y no me siento enamorada. Siento mucho amor, no solo hacía él, sino hacía todo lo que me rodea.

Y espero que esto también le sirva a él. Me encantaría. No quiero venganza, ni dolor innecesario en el otro, ni que se sienta culpable. Lo que quiero es que pueda descubrir y abrir su corazón. Igual que he hecho yo. Si le puedo ayudar, bien, y si no, bien igualmente.

Y agradezco haberme encontrado gente maravillosa, como son Juanjo y Mar. Personas que ayudan a otras a reconectar con su corazón y su presencia. Y que están ahí cuando las necesitan, y que te dicen lo que necesitas oír, te guste o no.”

Gracias a nuestro programa de Consciencia Aplicada a Parejas, cada vez más personas se atreven a ser ellas mismas, y eso es lo único que puede llevar a tener una conexión profunda, real y apasionada.

¿A qué estás esperando?

AntSigue leyendoGrupo de prácticas no menu

Descubre más sobre

Despierta:
acerca de...

¿TIENES UNA CONSULTA?

El Tantra Shivaita es un conjunto de prácticas diseñadas para borrar las memorias corporales de tus vivencias traumáticas, y destruir las conclusiones mentales limitantes que has construido a lo largo de tu vida. El Grupo de Prácticas es un sistema diseñado para dar un apoyo personalizado y completo a este proceso de despertar.
¿Quiéres saber cómo profundizar?